Cómo convertirte en un profesional del marketing digital

como-convertirte-profesional-marketing-digital

El marketing digital es una disciplina que crece cada día, que se renueva constantemente y que resulta fundamental para cualquier empresa en la actualidad. Debido a la dependencia tan absoluta que tiene la sociedad hoy en día de internet y las nuevas tecnologías, estar bien posicionado en la red y ofrecer un producto digital atractivo para los usuarios es clave para diferenciarse de la competencia.

En esa tesitura, el marketing digital se presenta como una oportunidad de crecer en el ámbito profesional muy interesante, un nicho de empleo muy potente. Ya sea a nivel empleado o como emprendedor, cualquier persona que quiera hacerse un hueco en la red debe dominar estrategias y técnicas de marketing digital, y para conseguir esto existen básicamente tres vías: la formación, la propia experiencia y el trabajo autodidacta.

Por supuesto, estas tres vías son compatibles entre sí, de hecho, la mejor estrategia a seguir es combinar las tres, formarse para ser atractivo de cara a las empresas del sector o tener los conocimientos necesarios para iniciar un proyecto emprendedor, adquirir experiencia con el trabajo diario y estar al tanto de las nuevas novedades que aparecen en la disciplina.

¿Cómo ayuda la formación en la meta hacia alcanzar nuevos conocimientos de marketing online?

La formación reglada es siempre la opción más recomendable para adquirir conocimientos en cualquier disciplina. En el caso del marketing digital, a pesar de ser una materia que se renueva constantemente y cuyos métodos no son los similares en la actualidad a lo que era en sus inicios, la realidad es que disponer de una base de conocimiento suficiente es fundamental para poder avanzar en la materia.

Las principales Escuelas de Negocio, Universidades e instituciones económicas en España ofrecen cursos propios sobre marketing online. Ese es el caso de la formación en Marketing Digital de la Cámara de Valencia, un máster de primer nivel en el que participan profesores llegados de las Escuelas de Negocios con más reconocimiento y prestigio del país.

La opción de la formación reglada es la más recomendable porque, en el caso de inscribirse en cursos o másteres de relevancia como el que ofrece la Cámara de Valencia, permite acceder a conocimiento teórico y práctico y, además de esto, darse a conocer entre importantes empresas del sector, así como tejer una red de contactos y relaciones profesionales que, si la cuidan, puede resultar de gran utilidad para el desarrollo profesional.

La experiencia, el paso siguiente a la formación reglada

Tras la formación reglada, el paso siguiente para seguir adquiriendo conocimientos en el marketing digital y en cualquier otra disciplina es la propia experiencia. Trabajar en una empresa que tenga entre sus funciones tareas de marketing digital es interesantísimo para comprender realmente cómo funciona esta disciplina.

En el marketing online, y en cualquier otra profesión, cuando una persona realmente conoce cómo funciona ese oficio es una vez que se enfrenta a los problemas y los escenarios de manera práctica, y no en supuestos teóricos o simulaciones.

Las disciplinas tan cambiantes y adaptadas a los nuevos tiempos, como es el caso del marketing digital y todo lo relacionado con las nuevas tecnologías, potencian esta idea de que el verdadero conocimiento se adquiere enfrentándose a los problemas, planteando soluciones, innovando con nuevas estrategias y, como no, generando relaciones de interés con otros actores del oficio, impulsando lo que se conoce como networking, redes de contactos.

La experiencia autodidacta, saber sacar partido del aprendizaje individual

Una última opción, quizás la menos recomendable pero también necesaria para alcanzar un conocimiento completo es el aprendizaje autodidacta. Un autodidacta es la persona que se instruye y realiza el aprendizaje de nuevos conocimientos a través de sus propios medios, sin buscar la instrucción ni la enseñanza a partir de medios formales.

En marketing digital, esta fórmula de adquisición de conocimientos es muy popular porque no está totalmente institucionalizada, reglada o estandarizada la enseñanza de esta disciplina. Como complemento al resto de opciones es ideal, pero es importante señalar que el aprendizaje autodidacta siempre es más lento, ofrece poco valor añadido, genera poco networking y se enfrenta a errores en la asimilación de conceptos.

En cualquier caso, investigar nuevos métodos y querer avanzar en la formación de cualquier disciplina es una decisión muy loable y el hecho de complementar estas tres vías ayuda a convertirse en un mejor profesional.