Pasión, constancia y atrevimiento

paso al frente

Qué tres palabras tan importantes y qué difíciles de llevarlas a la práctica, y menos a la práctica diaria.

Empecemos por la palabra “Pasión“. Aquí quizás muchas personas puedan decir que sienten pasión por algo de lo que hacen. Pero entonces, ¿por qué no ir más allá?

Mas allá significa constancia. Si todos los días dedicamos tiempo a hacer aquello que nos apasiona, estaremos más completos, nos sentiremos realizados y estaremos disfrutando. Además, posiblemente seremos mejores en aquello que hacemos.

Lo crucial sería conseguir hacer todo con esa pasión.

Pero ¡ay!, el atrevimiento. Otro problema -¿por qué?- que nos puede surgir.

Al igual que la constancia puede frenar a la pasión, el atrevimiento puede frenar a la constancia.

paso al frente Seguro que te ha pasado (o te pasa), que sientes pasión por algo -o por  alguien- pero no te atreves a dar un paso al frente, ¿verdad? Esto viene  dado por el miedo (al fracaso, a la humillación, al rechazo)…qué  palabras más feas.

 A veces puede que el problema a ese miedo sea la falta de constancia  la que nos hace estar inseguros de conseguir nuestro propósito.

 Vaya, otra vez vuelve a salir la relación: pasión, constancia y  atrevimiento.

 Para poder solucionar esto, este es un consejo que te doy que intento  aplicarme a mi mismo.

Si hay algo que te apasiona, intenta que esté en tu día a día, lo cual implica ser constante y cuidar bien esa pasión, para que siga estando ahí. Esto implica no asfixiarte con ello, si no disfrutar en su plenitud.

Una vez que seamos constantes, atrévete. No pierdes nada.

Al principio puede que sientas ese miedo, sí, pero cuando lo hagas varias veces, verás que no es para tanto, y de que del rechazo o el fracaso se aprende y te sirve para volver a intentarlo con más fuerza y con más conocimiento para que a la próxima se dé otro resultado.

Además te digo, si el resultado es un No, mejor saberlo ahora que no más tarde sin poder estar disfrutando de esa pasión con otra cosa.

Ahora es un buen momento

Por tanto, ahora es un buen momento para atreverte a hacer eso que llevas tiempo pensando. Empieza a trabajar en ello desde ya y lánzate. Puede que te sorprendas.