Cómo usar la web social

web social

web social Creo que podríamos separar en 4 grupos distintos a las personas que tienen presencia  en la web social y en las redes sociales.

  1. Están las personas que sólo lo utilizan para consumir contenido, sin aportar nada    propio. Se limitan a leer noticias, a ver fotos de sus amigos, a ver lo que hacen, etc.       Pero en ningún momento están teniendo en cuenta las ventajas de usar la              conectividad que nos proporciona internet.

 2. Luego hay personas que sí hacen publicaciones pero generalmente son de fuentes    externas y sólo se limitan a dar difusión de información y contenido de terceros y de  vez en cuando, llevan a cabo una pequeña aportación de a qué hora se levantan, qué  frío ha hecho hoy o qué peli van a ver en casa tapados con una manta (evidentemente este tipo de aportación es básicamente inservible para tu audiencia)

3. Aquí está la gente que sí crea su propio contenido y lo comparte con los demás, pero sin llegar a tener una estrategia clara sobre para qué está compartiendo ese contenido o a dónde quiere llegar con ello. Es posible que sean bastante activos en el mundo online pero no lleguen a completar el círculo, que para ello tendrían que mejorar su presencia y actividad en el mundo offline.

4. Por último está la gente que sí utiliza la web social y las distintas herramientas y canales sociales para alcanzar los objetivos marcados y que son parte de su estrategia.

Este es el grupo en el que nos tenemos que fijar y analizar cómo lo están haciendo para sacarle el máximo partido a internet y a social media.

Está muy bien que creamos nuestro propio contenido, pero siempre teniendo en cuenta a quién queremos hacérselo llegar o quién queremos que nos lo lea, ya que seguramente nuestro contenido no vaya dirigido a todo el mundo, por lo que es muy importante identificar al público y ser aún más concisos, conectando con las personas que nos importan y aprovechando la conectividad de las tecnologías para ello, para ir al grano.

Para ello nos servimos de las redes sociales. Twitter sería un buen canal para iniciar ese contacto, citándolo en el tuit y estableciendo esa conexión.

Los comentarios en los blogs también son un lugar increíble para iniciar esas relaciones.

Pero no todo está en la web social. En el offline se pueden hacer muchas cosas. De hecho es aquí donde se acaban completando las relaciones iniciadas en el mundo digital y es donde tienen que culminar nuestros objetivos y proyectos, bien dando una ponencia, participando en un evento, vendiendo nuestro producto al grupo interesado, bien obteniendo trabajo con esa empresa que te interesa, reuniéndote con la persona que necesitas, etc.

Por tanto, sigo insistiendo en la necesidad de unir y alinear nuestras estrategias offline-online para ser más fuertes y aprovechar al máximo las oportunidades que generar esta nueva economía más conectada.

Se trata de permanecer humanos y de aportar valor a la gente (la que nos tiene que importar), mostrando interés por lo que hacen y preocupándonos por ello, así como comunicando lo que nosotros hacemos como posible solución a sus necesidades.

¿Y tú, en qué grupo estás?

  • Ferpalaciosd

    Interesante reflexión, especialmente en la recomendación de cuidar el entorno offline. Es algo que no se tiene en cuenta muy a menudo :)

    • Hola @Ferpalaciosd:disqus . Gracias por tu comentario.

      Así es, se puede llegar a tener una importante presencia online que si no lo traduces en algo rentable en el mundo real de poco te va a servir. Por eso es fundamental participar por igual en lo online como offline y alinear ambas estrategias.

      Un saludo

  • Pingback: La influencia como paso previo a la creatividad | Pablo Aracil()

  • Pingback: La televisión unida al marketing online | Pablo Aracil()