Fiesta en la Universidad de Alicante

fiesta-maxima-aulario-2-universidad-alicante

Ayer acudí de nuevo a la Universidad de Alicante. Esta vez no fue ni para ir a clases como he hecho durante unos cuantos años como alumno, ni tampoco para impartirlas como profesor.

Ayer fui a la fiesta de bienvenida en la que participaron los Dj’s de Máxima FM y  que nos hicieron movernos a todos los asistentes.

Durante un momento de la sesión, observé el buen rollo que había entre todos. Gente joven pasándoselo bien de una manera sana, disfrutando bailando, hablando con los amigos y de un clima estupendo, en una zona como es nuestra universidad que es espectacular.

Al ver eso, me vino a la mente otra forma de educar, otra manera distinta de enseñar. Una en la que las presiones, las exigencias, las obligaciones, las malas formas, las malas prácticas no tenían cabida y sí el compañerismo, la diversión, la ilusión, el esfuerzo, las ganas, la emoción, la intriga.

Una en la que las sorpresas o maneras diferentes de hacer las cosas fueran lo que llamase la atención y por qué no, fiestas como la de ayer, en la que entren en acción diferentes artes como la música, el baile y aspectos creativos.

Queda evidente que la forma de enseñar y de dar clases tiene que cambiar, tiene que evolucionar, así como el contenido y las materias que se imparten, guardando relación con la nueva economía, las nuevas profesiones, y nuevas forma de hacer las cosas, algo que verdaderamente aporte valor a los estudiantes en relación al mundo laboral.

Supongo que de esa forma se conseguirá motivar más al alumnado y conseguir obtener más materia prima de calidad desde el primer momento, haciéndolos partícipes de proyectos y de acciones reales.

Se trata de crear la misma ilusión y ganas en los jóvenes estudiantes para acudir a clase que por ejemplo la fiesta de ayer. ¿Imposible? No lo creo.

fiesta-maxima-ua