El efecto bandwagon en marketing

Efecto Bandwagon

Hoy quiero hablarte de un efecto que pese al nombre que tiene y que desconoces, seguro que lo conoces muy bien por haberte visto o verte envuelto en él infinidad de veces.

El efecto bandwagon, también denominado efecto de arrastre, de moda o de manada, viene asociado a cuando un grupo de personas adoptan lo que otras “imponen” sin preguntarse si llevan razón o tiene sentido lo que están haciendo. Simplemente lo toman como algo verdadero que tiene que pasar y lo asumen, otorgándole toda la validez y creencia sin llegar a analizarlo previamente.

Pues bien, hoy me quiero centrar en este efecto en el mundo de la moda y ligado al marketing. Y es que ayer salí a dar una vuelta por un centro comercial y me sorprendió lo que veía en las tiendas.

Resulta que ahora quieren que se vuelvan a llevar los pantalones de campana. Es decir, lo que un sector busca es volver a “poner de moda” este tipo de pantalones, cuando en la actualidad lo que causa furor entre toda la gente son los pantalones pitillos y súper pitillos. Qué curioso, justo todo lo contrario…

Pues bien, me sorprendió escuchar las críticas de gente (incluso las mías propias), pero luego pensé en cuánto se tardará en empezar a ver por las calles esta vieja moda que seguramente acabará siendo la “nueva moda”.

Es cuestión de que esos influencers como puedan ser modelos, actores, cantantes, etc. se decidan por volver a llevar los pantalones campana para ver el efecto que se produce en los consumidores de moda (efecto arrastre o efecto bandwagon). Y es que aquí, cuando se incrementa la atención por el producto, es cuando aumenta la demanda del mismo.

Efecto Bandwagon

Este efecto está muy asociado a las emociones y percepciones. Lo que ahora mismo puede parecernos extraño y fuera de contexto, en breve puede que ya no lo sea por haberlo visto en ese grupo de personas a las que admiramos y seguimos.

Lo que hoy nos cuestionamos o podríamos cuestionar, queda disipado cuando más gente hace eso precisamente. Es decir, la “normalización” de un proceso basado en sensaciones, emociones cambia nuestra percepción de las cosas.

Es muy probable que aún no se hayan producido muchas ventas  de este tipo de pantalones. Vamos  a ver qué sucede dentro de unos meses.