La importancia de una buena relación con tus empleados

Employer Branding

Cada vez, se habla más y más de distintas estrategias de marketing, tanto online como offline, con el objetivo final de atraer clientes a la empresa, aumentar las ventas y conseguir fidelización.

Pensamos en qué campaña puede tener mejores resultados. Si haciendo Facebook ads, si google adwords, si cambiando el diseño de nuestros flyers, etc.

Y de repente, se nos olvida una cosa, los empleados de la propia empresa. Aquellos que son el primer punto de contacto con los clientes. Aquellos, que o bien desde un sitio físico (si es una tienda o establecimiento real) o bien desde redes sociales o una ecommerce (si es una tienda virtual), son los primeros en atender y contestar al público final.

Por tanto, están -en un gran porcentaje- en sus manos la posibilidad de cerrar la venta del producto o servicio.

¿Te das cuenta de lo que esto significa?

Employer Branding

Los empleados son un nexo de unión muy importante entre empresa y cliente y en la mayoría de los casos esto se olvida y se descuida. Bien por contratar sin tener una correcta formación de la industria en la que se trabaja o bien -y esto es peor aún- por no tener una buena capacidad de atención al cliente y comunicación con ellos.

¿No te ha pasado alguna vez que sientes lo mal que te contestan algunos empleados de las empresas? ¿O lo mal que te han atendido y lo poco que te han ayudado?

Pues esto es una mala estrategia de marketing. Una muy mala.

Y es que cuando vamos a un sitio, y recibimos un buen trato, personalizado, haciendo que nos sintamos bien (el cliente se siente bien), cómodos, atendidos, hace que sintamos la experiencia de otra manera, lo cual sirve para que el producto o servicio lo veamos con mejores ojos.

A esto, se le conoce como employer branding, que viene a ser una cosa muy sencilla pero a la vez tan difícil.

Employer Branding

Cuando a tu trabajador le tratas también de manera personalizada, (no como uno más) te preocupas por él, lo haces partícipe de lo que pasa en la empresa, te comunicas abiertamente y le ayudas, estás consiguiendo que esa persona quiera ser parte activa de la empresa, que vaya a trabajar contento y motivado, ilusionado por querer aportar, por querer sumar.

En definitiva, se está creando un verdadero equipo (de trabajo y de personas), uno que piensa por el bien conjunto y no por las individualidades, alcanzando el máximo potencial humano y profesional, rindiendo más y mejor cada una de las partes y también el conjunto.

Y es que cuando esto sucede, las individualidades también salen ganando.

De esta forma, se está haciendo branding a nivel interno, y los trabajadores se convierten en embajadores de la marca, realizando a posteriori un buen marketing exterior.

Pero no solo eso, si no que cuando estas buenas prácticas suceden, hay más personas interesadas en formar parte de este equipo de trabajo, lo cual facilita la búsqueda de trabajadores. Ya no es la empresa quien tiene que buscar gente que quiera trabajar con un perfil concreto, si no que son las personas las que se ponen en contacto con la empresa porque conocen su filosofía de trabajo.

Es más sencilla la integración de este nuevo personal tanto a la empresa como a los equipos o departamentos.

A su vez, también son los usuarios o clientes los que quieren conocer más a fondo a la empresa. Y muchas veces es gracias a los empleados, con quien han conectado y te gusta el trato recibido.

¿Qué piensas al respecto? ¿Te ha pasado alguna vez de haber recibido algún inadecuado trato por parte de algún empleado? ¿Cómo te has sentido? ¿Has dejado de ir a ese establecimiento por lo sucedido?