Medición de los objetivos

Sigue tu camino

Hoy vengo a hablaros de la importancia que tiene el medir y analizar los objetivos que nos habíamos propuesto al inicio de una determinada fecha.

 

Sigue tu camino

En este caso, cuando lancé este blog al inicio del 2014, escríbí como primer post una serie de objetivos que me marcaba para lo largo de todo este año. Eso está muy bien, recomiendo que todos hagáis este ejercicio y que en una lista, os marquéis una serie de tareas y objetivos a conseguir.

 

 

Ahora bien, de nada sirve llegar a final de año y entonces revisar el listado que redacté, porque posiblemente se me habrán olvidado varios de esos objetivos y entonces será tarde para alcanzar el resultado esperado. Por eso hoy, después de un trimestre, es un buen momento para analizar cuántos de esos objetivos ya he cumplido, cuántos me faltan aún por cumplir y cuántos voy por el buen camino y sigo cumpliendo.   Precisamente, de los objetivos que me marqué a inicios de año, de momento, he cumplido todos salvo dos.

 

Muchos de ellos son metas continuas que se tienen que lograr día tras día, pero también es importante analizar y ver si lo voy cumpliendo. De los dos objetivos que aún no he alcanzado, tengo que ver qué ha ocurrido (siempre salvando el timming, puesto que son objetivos con un periodo de anualidad y sólo han pasado 3 meses), pero ya es un buen momento para saber si estoy en ello, o por el contrario los estoy dejando de lado por el motivo que sea. Y he de decir, que en el caso del triatlón olímpico es una tarea que he ido dejando poco a poco y que por eso no he podido cumplir aún. De esta manera y si no vuelvo a recuperar la idea de querer cumplirlo, difícilmente lo consiga. Así es que es un buen momento para tomar decisiones. Continuar o abandonar, ya que de nada sirve estar en medio, no para esto.

Como veis, es necesario ver si estamos actuando correctamente o nos hemos desviado del camino fijado. De esta forma, podremos reconducir nuestra posición o directamente abandonar algo que ya no forme parte de nuestro objetivo, por el motivo que sea.  

Por el otro lado, puedo comprobar que voy por un buen camino, puesto que voy al día cumpliendo con mis objetivos. Así, puedo ir añadiendo nuevos a la lista, siempre anotándolos y creando una estrategia para poder alcanzarlos correctamente.

¿y tú, mides y analizas?